Mónica Morales

  • De nuevo en casa…

  • Barcelona

    En la cosmopolita ciudad de Barcelona y nuevamente con Rafa, se une al prestigioso Grupo Iglesias para formar y dirigir al equipo de cocina de Bellavista del Jardín del Norte, un gran nuevo proyecto.

  • “París bien vale una misa”

    En la capital francesa, pasa por la cocina de Alberto Herráiz para después incorporarse a la brigada de La Regalade, una cocina dirigida por Bruno Doucet, chef que cogió el relevo al gran Ives Camdeborde.

  • El gusanillo

    Su aventura arrocera termina a finales de año.

    Y es que a Mónica le vuelve a picar el gusanillo…

  • Que Si Quieres Arroz Catalina

    Tras la temporada de verano, los hermanos dejan la gestión del Restaurante RM en el Hotel para trasladar la cultura de los arroces valencianos a Madrid en la magnífica Casa de Campo. Esta nueva empresa, Que si quieres arroz Catalina, recibirá al año una conmemoración como una de las diez mejores arrocerías a nivel nacional.

  • Entre Valencia y Madrid

    Durante los meses de invierno, visitaba Madrid para trabajar en la oferta del salón de banquetes El Palacio de la Misión. En verano, volvía a Las Arenas, al Restaurante RM.

  • El Reencuentro

    Se reencuentra con Rafa en Valencia. Esta vez como jefa de sala, gestionan juntos uno de los restaurantes del Hotel Balneario Las Arenas 5*GL.

    Bajo el nombre de Restaurante RM se encuentra uno de los espacios de más alto nivel gastronómico de la ciudad.

  • Club Gascon

    Tras perfeccionar el idioma inglés, se incorpora al grupo hostelero francés “Club Gascon”. Se encarga de la pastelería de Le Cercle, restaurante ya desaparecido situado en el barrio de Chelsea.

  • Next stop: London

    Los Morales dejan la ciudad hispalense. Rafa funda el catering DobleR Catering en Valencia junto con Raúl Aleixandre (Ca Sento). Mónica se aventura a vivir en Londres.

  • Encabezando la cocina de Benazuza

    Pasa a encabezar el equipo de cocina del Restaurante La Alquería (El Bulli Hotel – La Hacienda Benazuza 5*GL).

  • La Alquería

    Pasa a formar parte de La Alquería, otro de los restaurantes del Bulli Hotel – La Hacienda Benazuza 5*GL, galardonado en ese momento con 2 estrellas Michelin, donde se reproducen platos de El Bulli.

    Su oferta se podría describir como una “fiesta remember“, ya que se elaboran recetas de temporadas anteriores, desde los ’80 hasta el 2005.

  • Vuelta a Sevilla

    Vuelve a Sevilla con Rafa, esta vez, en la cocina de La Abacería, uno de los restaurantes de El Bulli Hotel – La Hacienda Benazuza 5*GL, especializado en cocina tradicional andaluza.

  • Ca Sento, Valencia

    Siente que ya es momento de conocer mejor la cocina valenciana. Gracias a Raúl Alexandre y a su madre Mari, en Ca Sento (galardonado con una estrella Michelin) se adentra en los guisos marineros y los productos del mar.

  • Comerç, 24

    Empieza a picarle el gusanillo por conocer otras filosofías y técnicas de trabajo… Por este motivo se incorpora al equipo del Comerç,24 de Carles Abellán, en Barcelona.

    El restaurante no se encontraba muy lejos del taller de El Bulli, espacio que visita cada día entre los servicios del Comerç,24. Allí, y siempre bajo la dirección y tutela del extraordinario Ferrán Adriá, trabajaban en la carta de la siguiente temporada figuras de tan gran reconocimiento y talento como Oriol Castro, Eduard Xatruch, Mateu Casañas y Albert Adriá.

  • Entre fermentos y hojaldrados

    Fueron años para las masas, el fermento y los hojaldrados, las mermeladas y compotas, los desayunos salados… En definitiva, los menús degustación disfrutados por la mañana.

    Después de todo, dicen que “el desayuno es la comida más importante del día”.

  • El Bulli en Benazuza

    ¡Por fin! Tras examinarse de la Selectividad se incorpora al equipo de El Bulli solo que un poquito más al sur, en Sevilla. Comienza en el departamento de desayunos en El Bulli Hotel – La Hacienda Benazuza 5*GL.

  • ¿Repetimos?

    No puedo remediar repetir la reveladora experiencia que le supuso formar parte de la brigada de El Bulli y vuelve a la Cala Montjoi, esta vez encargada del horno. Es el año de los “nougats”, aquellos finos caramelos de remolacha, alcachofas, cacahuete, rosas, palomitas… con forma de piruleta, pañuelos, mosaicos gaudinianos… Un espectáculo.

  • Verano en Cala Montjoi

    Su primer verano en la Cala Montjoi, donde está emplazado El Bulli, lo pasa en la pastelería de Albert Adrià bajo las órdenes de Marc Puig-Pey. Le ceden el rincón más fresquito de la cocina, “el cuarto de los petis”. Allí prepara las pequeñas deliciosas locuras de chocolate que se sirven acompañando el café.

  • “¡De mayor quiero ser cocinera!”

    Tras contagiarse año tras año del entusiasmo de su hermano por El Bulli y de recibir esas cálidas bienvenidas cada verano por el equipo, no pudo resistirse a probar suerte y solicitar unas prácticas en el renombrado restaurante.

  • Termina la EGB

    Termina la EGB y comienza a estudiar Bachiller en el Instituto Nuestra Señora de Socorro. Soñaba con ser bióloga marina hasta que se asomó a la cocina de El Bulli, en Rosas. Fue a visitar a Rafa con sus padres, fieles seguidores de sus pasos, y en seguida supo que lo que realmente quería y le apasionaba no era muy distinto de aquello.

  • Nace en Valencia

    Crece detrás del mostrador del negocio familiar de carnicería y ultramarinos Carnes Tello, dirigido concienzudamente por su madre Águeda Tello. De ella recibe sus primeras lecciones de como tratar y cuidar el género, sin perder de vista el hábil manejo del cuchillo de su hermano Rafa que incansablemente descarnaba en la trastienda.

X